Mayo04

¿Es Hora de Dejar el Pañal?

Categories // Desarrollo del Bebé

Como padres tenemos muchas preguntas por resolver y mucho por aprender, pues en la profesión de la paternidad, es necesario pasar muchos semestres antes de considerarse un verdadero experto.  Creo que ni estudiando un doctorado en crianza se tendría la última palabra cuando se trata de educar a nuestros hijos; y lo digo porque en el afán de hacer las cosas bien, muchas veces pecamos precisamente de "afanados", porque cada niño tiene su momento y aprender le tomará el tiempo que sea necesario. Lo importante es acompañar con amor, respeto, dedicación y disciplina.

Entre todo lo que aprende, está el tan anhelado momento en que nuestros bebés dejen el pañal y pasamos muchos días, incluso meses preguntándonos qué hacer y cómo hacer para que deje el pañal y de ese paso tan importante en su desarrollo que es el control de esfínteres.

Es Hora De Dejar El Panal

Pues bien, antes de empezar debemos aprender a leer las señales que nos indican que nuestro bebé esta listo(a) para dejar el pañal y son las siguientes:

  • Presta atención a tu llamado, obedece cuando le pides que haga algo.
  • Se sienta, se para y camina solo.
  • Muestra incomodidad cuando su pañal está sucio.
  • Se sube y se baja su pantaloncito.
  • Su pañal puede estar seco durante dos o tres horas y sus deposiciones se producen en horas más exactas.
  • Empiezan a imitar a los adultos con relación al hecho de ir al baño.
  • Pueden referirse al popo y al chichi.

Por otra parte, es importante tener en cuenta que: el control de esfínteres aparece mediante un reflejo involuntario, pero poco a poco deberá ser controlado de forma voluntaria por el bebé.

Por lo tanto, se puede decir que los bebés que en encuentren entre los 24 y los 30 meses de edad irán madurando con relación a su desarrollo neurológico, fisiológico y psicológico; donde cada uno de estos aspectos tiene que ver primero con la maduración de sus estructuras cerebrales, las cuales se encargan del control cortical (Del cerebro), por otra parte con la capacidad muscular de contraer o permitir la micción y la defecación y por último el aspecto psicológico donde el niño interactúa con sus adultos cuidadores de acuerdo a lo que ellos perciben que esperamos de su comportamiento.

Pero entonces, cómo lo hacemos?

Primero debemos tener buena disposición de tiempo, para no hacer la actividad a medias y estar seguros de que nuestro bebé está bien de salud, de ánimo y que no estamos pasando por cambios en el hogar, como cambios de residencia, llegada de un hermanito o cambio de guardería, entre otros, pues esto puede generar un retroceso en el objetivo de dejar el pañal.

También debemos saber que a lo largo del proceso no debemos regañar a nuestros niños cuando veamos que se orinen en su ropita interior, pues debemos respetar su ritmo de aprendizaje y acompañarlos con amor y respeto, evita al máximo comparar a tu hijo con otros niños, incluso con sus hermanos (si los tiene), no te burles de su proceso, y por favor no lo presiones, esto puede generar que su proceso sea más lento.

Una vez tengas en cuenta lo anterior, debes empezar a:

  • Retirar el pañal que le pones en el día.
  • Llevarlo al inodoro en las horas que has identificado que necesita hacer sus necesidades, si ves que no hace después de haberlo sentado por pocos minutos, lo levantas y lo sientas más tarde.
  • Llevarlo al baño cada hora diciéndole “vamos al baño”, “es hora de hacer pipi”

De igual forma es necesario que lleves una rutina para ir al baño con tu hijo. Puede ser así:

  • Al despertar en las mañanas
  • Después de cada comida
  • Antes de salir de la casa
  • Antes de dormir

Recuerda que durante todo el proceso son necesarias las expresiones de agrado donde lo felicites por hacerlo de manera adecuada, evitando enojarte si llega a fallar en su intento, ya que quizá existan ocasiones donde tu niño no llegue al baño o a su vasenilla y se haga pis antes de tiempo, pero el solo hecho de intentar llegar es un logro. Recuerda que van paso a paso y tú con su amor, paciencia y respeto estarás ahí para ayudarlo.

 

Escrito por Nancy Acosta, Magister en Asesoría Familiar y Gestión de Programas para la Familia de la Universidad de la Sabana y Psicóloga Pontificia Universidad Javeriana.

Nancy, es una madre primeriza feliz y enamorada de su hijo que tiene 7 meses y varias semanas. Está casada con el amor de su vida y se siente feliz de compartirles sus experiencias de vida, pues la maternidad es sin duda el regalo más hermoso que Dios nos otorga.

Publicado por WOM

Leave a comment

Para dejar un comentario debes registrarte o ingresar a tu cuenta.