Oct25

La Lactancia desde mi Experiencia

Categories // Lactancia y Alimentación

Soy Dany Mendoza Mamá, esposa, comunicadora social y un intento de mamá bloguera.

En mi primer post para WOM,  desde mi experiencia, quiero hablarles sobre la lactancia, este es uno de los temas que más nos aterra en especial cuando somos primerizas, pues nos surgen muchas preguntas como: ¿Seré capaz? ¿Me dolerá? ¿Quedará lleno? ¿Qué no debo hacer? ¿Debo despertarlo para que coma? ¿Cuáles son los beneficios? Entre otras.

Para empezar, debes tener claro que todas las mamás son diferentes y que cada una va avanzando a su ritmo, así que nada de presiones si las cosas no te salen como a las demás. Cuando somos primerizas y nos enfrentamos a esta situación descubrimos que no solo se trata de alimentar a nuestros hijos, sino que es un momento de mágica conexión en el que volvemos a ser un solo ser. Por esto debemos estar lo más cómodas posible al momento de lactar, ya que así vamos a tener una experiencia exitosa.

No te estreses, ni te apresures. Las primeras tomas son las más complicadas ya que acabamos de pasar un largo proceso de parto o cesárea y en ocasiones estamos rendidas física y emocionalmente. Tus mejores aliados serán la paciencia y tu bebé, permítele que explore el pecho y dale el tiempo que sea necesario para que logre agarrar el pezón de manera adecuada, afortunadamente ellos nacen con el reflejo de succión y lo irán perfeccionando entre más tomas hayan. Si el primer intento no es satisfactorio o no salió como lo esperabas no te preocupes date tiempo, lo puedes lograr. Puedes apoyarte con las almohadas de lactancia, a mí esta herramienta me ayudó mucho, ya que permite que nuestros bebés obtengan una buena altura y no haya incomodidad.

Los primeros tres días son vitales. En este periodo nos bajará más calostro que leche, el calostro es algo así como un anticipo de la leche muy rica en nutrientes que tiene muchas propiedades protectoras, ya que contiene  sustancias antibacterianas y que estimulan el sistema inmune. Este suele ser amarillo.

Terminando el tercer y empezando el cuarto día, nuestra producción aumentará notoriamente y cambiará de color. Recuerda que es muy importante la frecuencia con la que alimentes al bebé, por esto es mejor alimentar a demanda y no por horario. En mi caso solo pude amamantar a mi hijo hasta el tercer día, ya que por complicaciones en el parto tuvo que estar en la UCI, así que practiqué  la extracción manual, y aunque no es lo mismo, esto me ayudó para estimular la producción; pasado este episodio cada vez que él quería alimentarse lo pegaba a mi pecho. Según la OMS la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables.

Este acto de amor a veces puede llegar a ser doloroso. Para mí no lo fue, creo que fui muy afortunada, pues la mayoría de mamás experimenta desde irritación o dolor en el pezón hasta formación de grietas o baja producción de leche. Esto se ocasiona debido a la succión incorrecta, así que lo podemos evitar procurando que nuestro bebé centre bien la boca de modo que el pezón pueda introducirse en ella tan profundamente como sea posible. Yo al principio usé pezoneras, así que es una buena opción para que tu bebé logre una succión correcta.

Así que mamitas, si es posible aunque en ocasiones creamos que no, aunque nuestros pezones nos duelan y aunque creamos que nuestra leche no es suficiente, solo se trata de buscar la mejor forma de hacerlo y seguir intentando hasta lograrlo.

Me pueden seguir en Instagram como @mommy7.24 y conocer más sobre mi.

Leave a comment

Para dejar un comentario debes registrarte o ingresar a tu cuenta.